Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Archivo para septiembre, 2011

Eva Cassidy – Autumn Leaves

Silvio Rodriguez: Unicornio

Freddie Mercury The Great Pretender

 

 

El Gran Predicador

Oh sí, yo soy el gran simulador
Pretendiendo que lo estoy haciendo bien
Mi necesidad es tal que pretendo demasiado
Estoy solo, pero nadie lo puede decir

Oh sí, yo soy el gran simulador
A la deriva en mi propio mundo
Puedo jugar el juego, pero para mi verdadera lástima
Me has dejado que sueñe yo solo

Demasiado real es este sentimiento de hacer creer
Demasiado real cuando siento lo que mi corazón no puede ocultar

Ooh Ooh sí, yo soy el gran simulador
Riendo y alegre como un payaso
Parezco ser lo que no soy (lo ves)
Llevo puesto mi corazón como una corona
Pretendiendo que todavía estás por aquí cerca

Sí Ooh Hoo
Demasiado real cuando siento lo que mi corazón no puede ocultar

Ooh Ooh sí, yo soy el gran simulador
Riendo y alegre como un payaso
Parezco ser lo que no soy (lo ves)
Llevo puesto mi corazón como una corona
Pretendiendo que todavía estás por aquí cerca
Pretendiendo que todavía estás junto a mi

Fito y Fitipaldis – Abrazado a la tristeza

 

Fito y Fitipaldis: “Abrazado a la tristeza”

 

He salido a la calle abrazado a la tristeza:
vi lo que no mira nadie y me dio vergüenza y pena.
Soledad que te pegas a mi alma
en la dulce soledad de este campo de otoño.
No hay momentos de sosiego.
Rebeldía pura de amores sin amores.
Ilusiones puras y puros conformismos
intentando levantar el espíritu nostálgico
de querer estar contigo y nunca estarlo.

Los llantos desconsolados que estrangulan las gargantas;
los ancianos encorvados: parece que la tierra les llama.

Volverás de vez en cuando a estas tierras agrietadas
y verás de nuevo a quien te ama borracho;
borracho de amores y libertades.
Y también de vinos por olvidarte. Borracho…

Me da pena que se admire el valor en la batalla;
menos mal que con los rifles no se matan las palabras.

Y si surgen saludos y palabras
tal vez notes la dureza de mi estilo
queriendo no herirte en nada,
y en mi soledad sólo herirme yo mismo.

La justicia está arrestada por orden de la avaricia;
el dinero que te salva es el mismo que asesina.

Y verás sin duda el resurgir poderoso del guerrero
sin miedo a leyes ni a nostalgias
y lo verás caer una y mil veces y levantarse de nuevo,
con la pura bandera de su raza.

Soledad de amores triste y pura,
soledad de amores y locura.

No me des más esperanzas: sé que todo son mentiras;
sacos llenos de agujeros para guardar alegrías.

Y verás sin duda el resurgir poderoso del guerrero
sin miedo a leyes ni a nostalgias
y lo verás caer una y mil veces y levantarse de nuevo,
con la pura bandera de su raza.

Me da pena que se admire el valor en la batalla;
menos mal que con los rifles no se matan las palabras.

Soledad de amores triste y pura,
soledad de amores y locura.

Nube de etiquetas

milesdemillones

la materia de las estrellas cobra conciencia y opina

Chispalmainformática's Blog

soluciones informaticas

Focaliza la Atención

...que se están riendo de nosotros

ATTAC España

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Area Fashion

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Carnet de paro

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

portuario en excedencia

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Blog de Gregorio López Sanz

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Res Publica Global

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

LA EUROPA OPACA DE LAS FINANZAS

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

chomsky.info

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Federico Mayor Zaragoza

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

True Tiger Recordings

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Alberto Garzón

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Vicenç NavarroVicenç Navarro

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

El óxido

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Puntadas sin hilo

Cosas mias y que ahora también serán tuyas

Principia Marsupia

"Descifrar lo que está delante de nuestros ojos requiere una lucha constante" Orwell

El Periscopio

por Rosa María Artal